Disfrutar un verano sin vacaciones es fácil si sabes cómo

Llegó la época más deseada del año, el sol, la playa (o quizás la montaña), las fiestas en el pueblo…la diversión nos esperaba ahí fuera. Este año, la vida nos ha dado un pequeño giro y puede que más de uno se haya quedado con un verano sin vacaciones ¡que no cunda el pánico! hemos recopilado unas cuantas ideas que harán que pases los mejores meses de tu vida.

¿Cómo pasar un verano sin vacaciones?

A ver, que no viajar en verano no significa dejar de tener de vacaciones. La ciudad, tu casa, tu provincia o por qué no, tu país están llenos de oportunidades. Toma nota:

1. Que las vacaciones lo parezcan

Lo primero es que olvides todas las tareas. Deja en tus días sólo lo imprescindible.

· No cocines.

Puedes pedir la comida en cualquier sitio o salir por ahí. Existen opciones muy económicas si no quieres gastar mucho, con algunas de ellas, como “To good to go” puedes colaborar en la causa del no desperdicio de alimento.

· No limpies.

Que no vayas a un hotel, no implica que no puedas sentirte como si lo estuvieras. Es hora de echar mano de empresas que se ocupen de esta tarea, puedes llamarles según tus necesidades y el tiempo que pases en casa, así no pagarás de más.

· No laves, ni planches.

Esta es una de las tareas que más tiempo quitan. La plancha en esta época aumenta el drama del verano sin vacaciones, y es que sumarle un electrodoméstico caliente a las altas temperaturas estivales, no es una buena idea. Una vez más tenemos la solución, empresas como “El Club de la Caja”, recogerán tu ropa donde quieras y te la devolverán limpia y planchada. Además tratarán tu ropa delicada con procesos de tintorería ¿Qué más puedes pedir?

2. Descubre un nuevo hobby

Si en el primer punto hablábamos de ganar tiempo, ahora descubre en qué invertirlo. Puede que ya tengas una afición a la que puedas dedicar más tiempo en tu verano sin vacaciones, pero si intentas descubrir otra no te arrepentirás. Empezar a hacer cosas nuevas estimula nuestro cerebro y si nos gustan conseguimos aumentar nuestra felicidad.

3. Estudia algo nuevo

Aprender cosas es algo que reconforta a cualquiera. No se trata de crearte un horario en el que ponerte a hacer unos cuadernillos Santillana, cuando lo que realmente quieres es bañarte en la piscina y jugar con tus amigos, esta vez es aprender por placer. ¡Apúntate a ese curso online que tanto te apetecía, es tu momento!

4. Series, pelis y más

No te pedimos que pases el verano frente a “la caja tonta”, pero pocas veces tendrás un momento tan bueno para engancharte a una serie, como un verano sin vacaciones ¿no?. También puedes aprovechar e ir a los cines de verano de tu ciudad, estos lugares tienen algo especial que recuerdan a la infancia y sacan una sonrisa a cualquiera.

5. Haz algo nuevo

Antes comentábamos los beneficios para nuestro cerebro de tener un nuevo hobby, pues estos también están presentes cuando hacemos cosas nuevas. Puede tratarse de cualquier cosa, pero si eres una persona a la que le gusta la adrenalina, te recomendamos apostar por algo que te dé un buen “chute” de esta. Algunas buenas opciones son el paracaidismo, puenting o parapente.

6. Usa tus manos

Hay pocas cosas más reconfortantes que hacer algo con tus propias manos, puede ser cualquier cosa, desde una tarta hasta un cuadro. Ver acabada una “obra” tuya da mucha satisfacción. Te recomendamos crear un proyecto propio para este verano. ¡No te arrepentirás!

7. Relájate

Existen muchas formas de hacerlo, una de ellas es no hacer absolutamente nada, y es que para eso también se necesita tiempo. Si lo piensas bien, un verano sin vacaciones es una oportunidad para descansar de verdad. Olvida el estrés de recorrer la nueva ciudad a la que has viajado, antes de tener que hacer el check out en el hotel.

Puede que seas de esas personas a las que no hacer nada le provoca algo muy alejado del relax. Está bien, también es válido tener una actividad continua en el cuerpo. ¿Por qué no pruebas a relajarte con un poco de yoga y meditación? Si te lo tomas enserio descubrirás los enormes beneficios que puede darte esta practica, alcanzando una relajación que no imaginabas.

8. ¡Disfruta!

¿Hay algo mejor que esto? Hagas lo que hagas en tu verano sin vacaciones piensa siempre en positivo, Cualquier minuto en tu vida puede ser divertido, satisfactorio y hacerte feliz. ¡Disfrútalo!